“Fueron 13 años de dolor y lucha”. En busca de poder cerrar una etapa, Carola Labrador, la mamá de Candela Rodríguez (11), enfrentará este martes el segundo juicio por el femicidio de su hija, ocurrido en 2011 en Hurlingham. En el primero hubo dos condenas a prisión perpetua a los autores materiales del asesinato y una tercera, a cuatro años, por la participación secundaria en el secuestro.

En el banquillo de los acusados del Tribunal N°6 de Morón estará Miguel Ángel “Mameluco” Villalba, que se encuentra alojado en el penal de Ezeiza cumpliendo una condena por narcotráfico y está acusado de ser el autor intelectual del secuestro. También serán juzgados el expolicía bonaerense Sergio Fabián Chazarreta, el informante de las fuerzas de seguridad Héctor Horacio “Topo” Moreira y el carpintero Néstor Ramón Altamirano, todos en calidad de “coautores”.

Sin embargo, Carola esperaba este juicio con otras expectativas. “Mi idea era encontrarme en el banquillo con los policías, pero no van a estar porque la Corte Suprema los desvinculó en diciembre”, contó en diálogo con TN. Se trata de Hugo Matzkin, Juan Carlos Paggi y Roberto Castronuovo, quienes ya fueron indagados por presunto “encubrimiento”.

La casa donde Candela Rodríguez estuvo secuestrada. (Foto: NA / Hugo Villalobos)
La casa donde Candela Rodríguez estuvo secuestrada. (Foto: NA / Hugo Villalobos)

De la misma manera, apuntó: “Ellos manejaron todo desde el día uno. Esperaba encontrármelos, pero dando explicaciones. Es una mafia muy grande y es complicado luchar contra tanta mafia”.

“A Candela la encontramos y a los dos minutos habían barrido todo. Me tiraron el cuerpo de mi hija como un perro. Todo lo que se podría haber hecho mal, se hizo. Investigaron un pozo de mi casa y a mi familia, hacían cualquier cosa”, reprochó Carola, que desde la organización Atravesados por el Femicidio colabora con la red de contención para familias que necesitan ayuda ante casos similares.

Sobre si estará en la sala durante las audiencias, que a priori durarían hasta el 10 de abril, señaló: “Si me da la cabeza para poder presenciar lo más posible, ahí estaré”. Se prevé que en total desfilarán cerca de 100 testigos.

Iba a reunirse con amigas y nunca llegó: así fue el crimen de Candela Rodríguez

Cerca de las 15.30 del domingo 22 de agosto de 2011, en la esquina de la casa en la que vivía en Villa Tesei, partido de Hurlingham, Candela Rodríguez fue secuestrada cuando salió para reunirse con amigas de su grupo boy scout.

Al menos tres personas la subieron a la fuerza a una camioneta Ford Ecosport negra, cuya patente estaba cubierta, y se la llevaron hasta un domicilio de Loma Hermosa, en el partido de Tres de Febrero.

La madrugada del 29 de agosto, y debido a un allanamiento policial que estaba al caer, fue llevada hasta otra vivienda, ubicada en la calle Kiernan de Villa Tesei. De acuerdo a lo que se pudo determinar en el primer juicio, entre la noche de ese día y la mañana del 30, fue abusada y asfixiada por los ya condenados a perpetua (en otra causa) Bermúdez y Jara.

En 2017, Hugo Bermúdez -izquierda- y Leonardo Jara -derecha- fueron condenados a cadena perpetua por el secuestro y femicidio de Candela Rodríguez. (Foto: NA / Claudio Perín)
En 2017, Hugo Bermúdez -izquierda- y Leonardo Jara -derecha- fueron condenados a cadena perpetua por el secuestro y femicidio de Candela Rodríguez. (Foto: NA / Claudio Perín)

Según la investigación, el cuerpo fue lavado para ocultar rastros antes de ser abandonado en una bolsa de consorcio, que fue arrojada en un basural a la vera de la Autopista del Oeste, a la altura de Hurlingham.

En su momento, “Mameluco” Villalba, quien estará en el banquillo de los acusados en este segundo juicio, declaró que el secuestro se había tratado de una represalia contra el padre de la niña, Alfredo Rodríguez, detenido por robos en la zona.

El primer juicio por el secuestro y asesinato de Candela Rodríguez

El 29 de junio de 2020 terminó el primer juicio con las condenas a prisión perpetua de Hugo Bermúdez (63) y Leonardo Jara (43), señalados como coautores bajo la carátula de “privación ilegal de la libertad coactiva seguida de muerte”. En el mismo sentenciaron a Gabriel Gómez (49) a cuatro años de cárcel acusado de ser “partícipe secundario” del hecho.

En aquella audiencia, los jueces Ricardo Maidana, Ricardo Borinsky y Fernando Mancini, ya habían anticipado que habría un segundo juicio que investigara a los otros cuatro acusados como “partícipes necesarios”.

Compartir en redes sociales

Deja un comentario