La industria de tarjetas de crédito celebró la decisión del Gobierno de otorgar mayor seguridad a los usuarios de tarjetas de crédito y débito. De ahora en más, al pagar con plástico no tendrán que entregarlo al comerciante, sino que tendrán que manipularlo ellos.

Según la Resolución 87/2024 emitida por la Secretaría de Comercio, todos los comercios tendrán que «poner a disposición del consumidor las terminales de captura de datos o POS de modo tal que en ningún momento pierda el control o quede desapoderado» de sus tarjetas.

Desde la Cámara de Tarjetas de Crédito y Compra (ATACYC) destacaron que las empresas realizaron inversiones para cambiar los equipos POS, «garantizando que todos operen con tecnología contactless, chip y banda magnética».

«La normativa que promulgó la Secretaría de Comercio para evitar la manipulación de las tarjetas por parte de terceros representa un gran avance para la seguridad del sistema de medios de pago, tanto para los individuos como para los comercios y es posible por el cambio tecnológico», aseguró Emiliano Porciani, Chief Bussiness Officer de Payway, que destacó que la compañía invirtió en los últimos dos años más de u$s 50 millones para modernizar las terminales.

Al evitar entregar las tarjetas de crédito, débito o prepagas, se reduce significativamente el riesgo de fraude y la clonación de los datos de los usuarios.

Sin embargo, surgieron dudas sobre la implementación de la medida, que tendrá un plazo de adecuación de 180 días. El economista y especialista en medios de pago Ariel Setton afirmó que algunas terminales no pueden ser manipuladas sólo por el comprador. «Algunos POS (los más antiguos) están configurados para que primero se lea la tarjeta y luego se cargue el monto. Con lo que, con chip o banda magnética, requiere una operación del vendedor», afirmó.

Compartir en redes sociales

Deja un comentario