La calidad del sueño es un componente fundamental para el bienestar general, con beneficios que van desde la restauración de la energía hasta la curación del cuerpo.

Investigaciones recientes destacaron la importancia de tener un ambiente de descanso con ciertos requisitos para ayudar a tu cuerpo y tu salud a estar mejor.

Muchas veces se habló de la cantidad de horas de sueño que se necesitan para descansar el cuerpo y la mente, pero ahora, la temática se centró en la calidad del sueño.

Dormir mejor: sigue estos consejos para tener un verdadero ambiente de descanso y cuidar tu salud

Desde Healthline dejaron en claro que para que el cuerpo descanse, es necesario tener un ambiente de descanso confortable.

Pero esto no es un capricho de una persona a la que le guste dormir, este estudio publicado en la web especializada, dejó en claro que existen 3 beneficios de dormir en un lugar cómodo:

Dormí mejor siguiendo estos consejos de expertos. (Fuente: Unsplash)

 

  • Restaura la energía.
  • Ayuda a almacenar recuerdos.
  • Cura el cuerpo.

 

En dicha publicación, exploraron cómo debería ser una habitación ideal para que el descanso sea verdaderamente correcto.

Por eso, ahora exploraremos cómo convertir tu dormitorio en el lugar perfecto para descansar.

Dormir mal puede quitarte energías y darte mala salud mental y corporal. (Fuente: Unsplash)

Dormir mejor: estos son los elementos que no pueden faltar en tu habitación si querés tener un sueño mejor

 

  • Tranquilidad con colores calmantes: elegí tonos apagados como azul, verde y amarillo en paredes, ya que pueden dar una sensación de calma y relajación, esenciales para propiciar una noche de sueño profundo y reparador.
  • Ambiente fresco: intentá que tu habitación esté en una temperatura de 18,3 centígrados. 
  • Oscuridad ideal: una habitación oscura es esencial para un sueño de calidad. La instalación de persianas o cortinas opacas no solo te permitirá aprovechar la luz natural durante el día, sino también bloquear cualquier luz exterior durante la noche.
  • Almohadas: considerá la forma, el grosor y la firmeza que se adapten a tu posición para dormir.
  • Ropa de cama natural: elegí sábanas y fundas de almohada elaboradas con tejidos naturales como algodón, bambú, seda o lino. Estos materiales no absorben la humedad, manteniendo la frescura.
  • Colchón perfecto: la elección del colchón es fundamental para asegurar un sueño reparador. Investigá la firmeza que se adapte mejor a tu posición para dormir, evitando molestias y asegurando un descanso óptimo.
  • Mantas livianas: las mantas livianas y suaves, al imitar la estimulación de presión profunda, ofrecen beneficios más allá de combatir el insomnio y la inquietud.
  • Difusor de aromas: los aceites esenciales demostraron beneficios anecdóticos para la salud. El uso de un difusor de aromas con mezclas relajantes, como lavanda, puede contribuir a un ambiente propicio para el sueño.
  • Ruido blanco: la máquina de ruido blanco se ha revelado como una herramienta efectiva para conciliar y mantener el sueño. Si vivís en un lugar de muchos ruidos y distracciones, es perfecto para olvidarte de ellos.
  • Usar antifaz: un ambiente oscuro es esencial para un sueño de calidad. Estudios indican que incluso pequeñas fuentes de luz pueden afectar el ritmo circadiano.
  • Gomitas para dormir: las gomitas para dormir formuladas con melatonina y L-teanina ofrecen una alternativa práctica para promover la calma y facilitar el inicio del sueño.
  • Despertador: cambiá tu despertador de ruido por uno que simule la luz del amanecer. Estos dispositivos no solo inician tu día de manera gradual, sino que también han demostrado mejorar el estado de alerta durante el día.
  • Apps de meditación: las aplicaciones de meditación en tu celular para dormir ofrecen una guía relajante antes de acostarte. Te quitarán el estrés y podrás conciliar el sueño realmente durante toda la noche.
Compartir en redes sociales

Deja un comentario