La economía circular es la herramienta más importante para reducir la cantidad de residuos y recuperar los materiales para que regresen al circuito productivo. Esto implica cambiar la forma de producción, lineal (extracción, producción, consumo y desperdicio), por una colaborativa y participativa de los para garantizar su circularidad, que se recuperen y reciclen.

Toyota Argentina optó por este sistema (Reducción, Reutilización y Reciclaje de los materiales) y no solo logró reducir la huella ambiental sino que también convirtió la gestión de residuos en un negocio rentable. No tanto como el dinero que le ingresa por la venta de vehículos pero lo suficiente como para motivarlos a seguir reduciendo el desperdicio.

El proceso comienza con la clasificación de los residuos industriales en el punto de origen y su identificación con códigos de barra. Posteriormente, por medio de una caracterización exhaustiva, estos materiales se revalorizan como insumos para la fabricación de autopartes de Hilux y el desarrollo de productos de merchandising.

Con este innovador programa lograron recuperar 500 kg de material reciclado para la producción de 367.647 antenas; 491 kg de indumentaria en desuso destinada a la fabricación de 258 paneles insonorizantes y 767 kg de paragolpes para la elaboración de 10.373 nuevos parachoques. A su vez, se enviaron 47 toneladas de residuos para la generación de combustible alternativo (blending) para la industria hormigonera, lo que permitió ahorrar 25.380 m3 de gas natural. Por otro lado, se utilizaron 7.905 kg de plástico reciclado para fabricar 2.000 anteojos, 12 armarios, 100 conservadoras y 80 cajas plegables

Compartir en redes sociales

Por Cristian

Deja un comentario