Sexta jornada de juicio por el crimen de Jimena Salas.

Durante la sexta jornada del juicio que se sigue contra Sergio Vargas y Nicolás Cajal Gauffin , dos mujeres atestiguaron que el hombre con un perro caniche gris llegó a una casa que cuidaban bajo la excusa de buscar a sus dueños.
Está vivienda también estaba emplazada en una esquina era de color amarillo y vivía una mujer con una hija pequeña.

El primer testigo fue un contador que realizó un informe en 2017 sobre la situación patrimonial del imputado Cajal Gauffin , y de otras dos personas investigadas , con la finalidad de detectar algún indicio de incremento patrimonial injustificado.
La segunda testigo fue una mujer que tenía una propiedad en vaqueros y el 23 de enero del 2017 se encontraba fuera de la provincia , de vacaciones junto a su hija de 4 años.

Dejó al cuidado de la casa a una amiga y su pareja y recuerda que está le avisó que ese día pasó por la mañana un hombre con un perro caniche tratando de localizar a sus dueños y que incluso le envió fotos y datos para que lo publicará en las redes de vecinos , lo que no concretó.
Señaló que al ver las fotos que le enviaron , les llamó la atención que esta persona estuviera adentro del terreno y por los datos aportados , le dijo a su amiga que no reconocía a la mascota ni el nombre brindado por el hombre , por lo que le dijo que lo desestime.

En su declaración , la testigo dijo que transcurrido el tiempo y analizando datos que fue conociendo , le resultó al menos llamativo que coincidentemente con la casa de Jimena Salas , su casa estaba emplazada en una esquina , era de color amarilla , vivía con una niña pequeña e incluso ambas eran comunicadoras sociales.

Luego declaró la mujer que quedó a cargo de la vivienda donde el 23 de enero del 2017 se presentó un hombre al que describió como delgado , blanco y bien presentado , con un perro caniche preguntando por sus dueños.
Brindó detalles de la conversación y refirió incluso que le ofreció que le dejara la mascota en la casa si estaba
apurado pero esta persona se retiró con el perro y le dejó un nombre y un número de teléfono que aparentemente era falso.

También declaró la madre de esta mujer , quién se encontraba en la vivienda esa mañana y es la que tomó el primer contacto con el hombre con el perro en brazos.

Brindaron su testimonio además , un perito del (CIF) del área de informática,
que realizó informes en la investigación y un efectivo policial de la unidad especial de investigaciones del ministerio público , que tuvo intervención meses después del hecho
en el exhaustivo análisis de cámaras públicas y privadas en procura de identificar un automóvil señalado como sospechoso y que en relación al imputado Vargas , señaló que de una entrevista con la suegra y otro familiar político , obtuvo malas referencias de su comportamiento y que se supo que las sandalias que ofrecía los vecinos del barrio san Nicolás, eran un par que la suegra manifestó que había comprado para regalar a una de sus nietas.
para mañana se espera tomar la declaración testimonial de 8 nuevos testigos.

 

Autor: Adrian Bandory

Compartir en redes sociales

Deja un comentario