Pueden estar olvidadas en un cajón o acumuladas en un frasco junto a decenas de otras monedas que cayeron en desuso por la alta inflación. Son monedas de lo más comunes en su aspecto, pero tienen una particularidad que las hace más valiosas que las demás. Con sólo contar con un imán se pueden identificar.

El mundo de la numismática, los fanáticos de billetes y monedas y de los que sueñan con contar con un tesoro escondido en casa puede a veces ser complicado. En las últimas semanas, tenedores de monedas de 25 centavos plateadas acuñadas en 1994 empezaron a llenar a Mercado Libre con ofertas de venta por los valores más increíbles. Las publicaciones que todavía están vigentes llegan a pedir hasta $15.000 por un sólo ejemplar de la rareza.

Este no es el único caso, en Mercado Libre también se encuentran varios billetes que, por errores de impresión o por alguna falla, se venden por encima de su valor nominal. En particular, hay un billete de $ 20 que pagan hasta $30.000 y un billete de $100 que tiene una falla el rostro de Eva Perón y se vende a más de $ 40.000.

¿Cómo identificarlas?

El nuevo furor por monedas raras se concentra en la moneda de 25 centavos. El interés surge por una característica poco habitual: reaccionan ante un imán.

En Mercado Libre se llegan a ofrecer a $15.000

Este tipo de monedas no deberían ser imantadas, ya que son de cuproníquel, un elemento compuesto de cobre y níquel que no se deberían pegar. Sin embargo, en algunos casos, si se les apoya un imán, quedarán sujetas a él.

Las condiciones para que la moneda tenga algún valor de mercado son que haya sido acuñada en 1994, que sea imantada (es decir, que se adhiera a imanes) y que esté en buen estado de conservación.

En Mercado Libre, las publicaciones las ofrecen a $6.991, $10.000 y hasta $15.000 por ellas. Una pequeña fortuna de casi USD 40 por una moneda que pasaría desapercibida en cualquier bolsillo.

Pero lo que piden los vendedores en Mercado Libre puede ser bastante excesivo. Y que alguien ofrezca vender estas monedas raras a $15.000 no quiere decir que cualquier que encuentre una en su casa pueda obtener ese dinero a cambio de las suyas.

¿Cuál es su verdadero valor?
En principio, las monedas y la rareza que les da su valor de colección existen. El especialista numismático Ariel Dabbah confirmó a Infobae que son objetos que están catalogados por los coleccionistas, a diferencia de otras monedas o billetes comunes y corrientes.

“Es una variedad catalogada. El cospel es imantado cuando en general no debería serlo. El catálogo pone 15 o 20 dólares de valor”, dijo Dabbah,

“Lo que no sé es cuanta demanda real pueda tener en el mercado siendo que la mayoría de los coleccionistas de errores y variedades que la querían en su colección la encontraron buscándola. Por lo que no queda mucha gente que esté dispuesto a pagar por ellas”, sostuvo el coleccionista que, aseguró, no pagaría esos valores por un ejemplar.

Compartir en redes sociales

Deja un comentario