Luego de que el jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, anunciara que a partir del año próximo y de forma obligatoria, los alumnos del último año del nivel secundario de las escuelas públicas y privadas de la ciudad de Buenos Aires deberán realizar prácticas educativas en ámbitos laborales como condición para aprobar su cursada, tanto representantes de centros de estudiantes como gremios docentes cuestionaron la medida a la que calificaron de “nefasta”.

Así, desde el ámbito estudiantil, Amparo López, vocera del centro de estudiantes del Instituto de Enseñanza Superior en Lenguas Vivas “Juan Ramón Fernández”, quien acaba de pasar a quinto año, aseguró que esta iniciativa es un “guiño a los empresarios” y que no harán más que “generar mayor precarización”.

Por su parte, Luz Schiffmacher, vocal del centro de estudiantes del Colegio Nacional de Buenos Aires (CNBA), aseguró que -contrario a lo que se argumentó desde el Ejecutivo porteño- esta “no es una respuesta válida” ante la demanda de empleo para las juventudes.

“El problema del desempleo joven no está en la falta de formación, sino en que no se está creando empleo porque siempre buscan abaratar la mano de obra”, agregó.

Ambas representantes de estudiantes consultadas por Télam coincidieron en que las prácticas laborales obligatorias son “unas pasantías nefastas que convierten a los pibes en mano de obra gratuita” y que, como todo “ataque a la educación pública”, se encontrará con “una gran lucha y organización estudiantil resistiendo”.

Según anunció Rodríguez Larreta, un total de 29.400 alumnos y alumnas deberán realizar prácticas laborales no rentadas en el sector productivo (privado o público); el sector de gestión de políticas públicas; el ámbito cultural y comunitario o instituciones de la educación superior y el área científico-académico y tendrán una duración de 120 horas cátedras que se distribuirán a lo largo del año.

Fuente: TÉLAM

Compartir en redes sociales

Por Cristian

Deja un comentario