Los argentinos Kevin Benavides en motos y Pablo Copetti en cuatriciclos tuvieron que abandonar el Rally Dakar este miércoles por desperfectos mecánicos durante la décima etapa de la travesía que se desarrolla en el territorio de Arabia Saudita.

El primer infortunio le correspondió al salteño Benavides, cuando en el kilómetro 133, sufrió la explosión del motor de su máquina KTM.

“Es muy triste. Venía muy bien, hoy era un buen día para defender el número 1, pero el motor explotó. Muchas gracias a todos los que siempre han estado ahí y tendremos que volver”, comentó Benavides a la TV oficial, mientras aguardaba el helicóptero que lo llevase al vivac.

Luego, más relajado, en conferencia de prensa informal con medios argentinos, el ganador de la edición 2021 se lamentaba por lo sucedido.

“Salí enfocado como en las demás etapas, pero la moto dijo basta. No me hizo ninguna alerta de nada y, de pronto, se paró el motor”, reveló el piloto, de 33 años.

Benavides comparó lo vivido durante la jornada a lo que le ocurrió hace dos años, cuando una falla en su motor Honda le privó ubicarse en lugares de podio.

“Ocurrió exactamente lo mismo. La manera en qué se paró el motor fue idéntica”, explicó el salteño.

Benavides manifestó haber “llorado por la impotencia que significa abandonar una prueba así, pero en este tipo de competencias, se gana y se pierde. Tenía ilusiones de pelear hasta el final. Por lo menos hacer un podio para mí era muy importante”, consideró.

El motociclista salteño analizó que “excepto lo que me pasó hoy, la carrera había sido muy tranquila, sin nada que lamentar. Fue muy rápida además”, puntualizó.

fuente: Télam

Compartir en redes sociales

Por Cristian

Deja un comentario