El martes, los misiles de las tropas rusas alcanzaron un centro cultural y otros edificios destacados.

Un teatro de ópera, una sala de conciertos y oficinas gubernamentales fueron alcanzados en la Plaza de la Libertad de Járkiv.

Al menos 10 personas murieron y 35 más resultaron heridas, dijeron las autoridades locales.

El ataque se produjo cuando el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, dijo que Rusia estaba cometiendo crímenes de guerra.

“Este es el precio de la libertad”, dijo el mandatario. “Esto es terrorismo contra Ucrania. No había objetivos militares en la plaza, ni tampoco en los distritos residenciales de Járkiv que son atacados con cohetes de artillería”, agregó.

Videos mostraban el impacto de un misil en el edificio del gobierno local, seguido por una explosión que causó una enorme bola de fuego, así como ventanas de los edificios rompiéndose.

“Ayer hubo bombardeos muy intensos en áreas residenciales”, dijo Maria Avdeeva, una experta en seguridad internacional que se encuentra actualmente en Járkiv.

Mientras tanto, las tropas rusas siguen su avance hacia Kiev, la capital de Ucrania. El alcalde de la ciudad urgió a sus residentes a quedarse en casa y prepararse para defender la ciudad.

Este martes, cinco personas murieron en el ataque a la torre de televisión más importante de la ciudad, afectando también a otras instalaciones de comunicación cercanas.

La explosión se produjo poco después de que Rusia avisara de que se prepara para atacar objetivos en Kiev e instara a los residentes a abandonar la ciudad.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Ucrania calificó el ataque como “bárbaro”, que además se produjo cerca del memorial de Babi Yar dedicado a las víctimas del Holocausto.

Ahí se recuerda una de las mayores masacres de los escuadrones de la muerte nazis que mataron a más de 33.000 judíos en solo dos días de 1941. Los cuerpos fueron enterrados en una fosa común donde hoy está el memorial.

El gobierno ucraniano acusa a Rusia de intentar sitiar Kiev, hacia donde se acercaba un enorme convoy blindado ruso en las primeras horas del miércoles.

Imágenes satelitales mostraron que la columna militar tiene unos 64 km de largo.

El convoy, que parece haber disminuido su velocidad en las últimas 24 horas, incluye vehículos blindados, tanques, artillería y vehículos logísticos, y se ubicaba a unos 25 kilómetros de Kiev.

El canciller ucraniano, Dmytro Kuleba, acusó al presidente ruso, Vladimir Putin, de cometer “más crímenes de guerra por furia, asesinando a civiles inocentes”.

Hasta el martes más de 650.000 personas en Ucrania han huido de sus hogares para escapar de los combates, según Naciones Unidas. El organismo contabiliza más de 130 civiles muertos, incluidos 13 niños.

Fuente: BBC

Compartir en redes sociales

Por Cristian

Deja un comentario