Gorillaz, el grupo comandado por Damon Albarn, cerró en la noche del sábado la primera jornada del Quilmes Rock con el rapero argentino Trueno desplegando su talento para las barras improvisadas sobre el clásico “Clint Eastwood” y sellando así una colaboración que agiganta aún más el alcance y la trascendencia de la escena urbana argentina en el mapa mundial.

 

Mateo Palacios Corazzina, el joven rapero que unas horas antes había copado el mismo escenario para la despedida definitiva de su disco “Atrevido”, reapareció otra vez para dejar su sello bien argentino en esta alianza inesperada.

 

“Quiero la gente con las manos en el aire como los músicos y los freestylers. A esto ya nunca lo para nadie. Un saludo para Damon; esta es toda tu gente de Buenos Aires”, obsequió.

 

Fuente: Telam

Compartir en redes sociales

Por Cristian

Deja un comentario