El Plan UNIR brinda acompañamiento hospitalario a un promedio de 100 familias por mes

A través del acompañamiento presencial bilingüe madres, niñas y niños de comunidades de Tartagal y Santa Victoria Este que transitan la internación en el Hospital Juan Domingo Perón cuentan con un servicio de visitas para su contención, asesoramiento y fortalecimiento de prácticas de crianza en el ámbito hospitalario.

El Ministerio de Desarrollo Social, a través de la red de prestaciones que brinda el Plan UNIR registró, en lo que va del año, la atención de entre 80 y 100 familias cuyas madres, bebés, niñas o niñas transitan un tratamiento médico que requiere la internación en el hospital de cabecera Juan Domingo Perón de Tartagal.

La jefa del Plan UNIR, Belén Chalup informó que “el acompañamiento hospitalario del Plan Unir es una línea de acción en la que los acompañantes familiares buscan estar cerca de la familia, asesorar y guiar en su tiempo de internación y, a la vez, buscan trabajar las prácticas de crianza dentro del ámbito hospitalario mediante los talleres de higiene, saneamiento, los cuidados del recién nacido, los cuidados pos parto, la promoción de la lactancia materna, alimentación complementaria y saludable”.

El trabajo de los equipos técnicos del UNIR se articula con la labor que desempeñan los equipos de salud locales, la gerencia de los hospitales cabecera del norte provincial, enfermeros y agentes sanitarios en visitas a las familias en su comunidad para un seguimiento cercano tras el alta médica.

En el trabajo de monitoreo que realizan complementariamente equipos de Unir y equipos de Salud Pública, las actividades se realizan cumpliendo protocolos sanitarios y consisten en el control sanitario de peso y talla, control de la medicación correspondiente y la promoción de prácticas de crianza en la familia y en la comunidad.

Respecto a la línea de acompañamiento hospitalario de UNIR, Chalup enfatizó: “Que los acompañantes familiares estén presentes dentro del hospital es una herramienta fundamental para contener a las familias ya que muchas familias tienen miedo, a veces, de acercarse al sistema de salud”.

Y explicó que “el trabajo de los equipos de UNIR en los hospitales es ser el nexo que los acerca y hace que la estadía sea un poco más liviana. Acercarles algún recurso que la familia está necesitando hace que se sientan más acompañadas y contenidas en el servicio del hospital. También los acompañantes familiares son intérpretes con el servicio de salud ya que a través de la atención de acompañantes bilingües se fortalece el nexo entre la mamá, el niño o niña y el equipo de salud”.

 

Fuente: Secretaría de Prensa y Comunicación

Compartir en redes sociales

Deja un comentario