El Ministerio de Salud Pública comparte información sobre los efectos nocivos del humo producido por incendios forestales y recomendaciones para evitar problemas en la salud, especialmente en las personas más vulnerables, como adultos mayores, embarazadas, niños e individuos con afecciones respiratorias y cardíacas.

El humo de incendios forestales puede causar daño de muchas maneras: afectar los ojos, irritar el aparato respiratorio y agravar enfermedades cardíacas y pulmonares crónicas.

Ese humo se compone de una mezcla de gases y pequeñas partículas emanadas por la vegetación y otros materiales al quemarse. Cuando la cantidad de humo en el ambiente es abundante, cualquier persona puede sufrir alguna consecuencia, como:

· Tos

· Dificultad para respirar normalmente

· Ardor en los ojos

· Irritación en la garganta

· Secreción nasal

· Irritación de los senos paranasales

· Sibilancias

· Dolor de pecho

· Dolor de cabeza

· Ataques de asma

· Cansancio

· Latidos cardíacos acelerados

 

Quienes tienen más probabilidades de enfermarse si respiran el humo de un incendio forestal son los adultos mayores, las mujeres embarazadas, los niños y las personas con afecciones respiratorias y cardiacas preexistentes.

 

Recomendaciones

 

· Si es posible, limitar la exposición al humo

 

· Prestar atención a los informes sobre la calidad del aire y a las advertencias de las autoridades de salud pública y defensa civil.

 

· Si la recomendación es permanecer dentro del hogar, hacerlo, tratando de mantener el aire tan limpio como sea posible.

 

· Mantener puertas y ventanas cerradas, para evitar que el humo ingrese a la vivienda.

 

· Si la casa tiene equipo de aire acondicionado, encenderlo, pero cerrando la entrada de aire exterior. Mantener limpio el filtro.

 

· No aumentar la contaminación del aire interior: no usar aspiradora, no fumar.

 

· Las personas con asma u otra enfermedad pulmonar o cardiovascular, deben tomar sus medicamentos y seguir el plan indicado por el médico para manejar los problemas respiratorios. Llamar al médico si hay agravamiento de síntomas.

 

· Las mascarillas contra el polvo que se venden en ferreterías no son suficientes para proteger del humo. Las del tipo N95 brindan algo de protección si se usan adecuadamente.

 

· Evitar exponerse al humo al practicar actividades recreativas o deportivas al aire libre.

Compartir en redes sociales

Por Cristian

Deja un comentario