El Gobierno de Colombia insistió con su llamado al diálogo, mientras el número de muertos llegó a 42

El Gobierno de Colombia renovó este martes su disposición a negociar con las organizaciones que participan de multitudinarias protestas sociales en las que la represión indiscriminada de las fuerzas de seguridad causó más de 40 muertes, a pesar de que el lunes a última hora las partes declararan fracasado el diálogo, en parte por la negativa de las autoridades de responder de manera afirmativa a los planteos del Comité Nacional de Paro.

El presidente Iván Duque procuró dar otro gesto con una nueva visita sorpresiva a Cali, epicentro de las protestas, aunque solo se reunió con autoridades.

Un dato saliente de la jornada fue que la Defensoría del Pueblo ajustó su número de muertos en las protestas a 41 civiles y un miembro de la fuerza de seguridad, lo que se acerca más a la cifra que manejan las organizaciones civiles y líderes de las protestas.

El Gobierno ratificó su disposición a conversar y que no tolerará que las fuerzas de seguridad abusen de su poder o excedan sus funciones.

“El Gobierno Nacional, a partir de este momento, está en la plena disposición de adelantar una mesa de negociación con el Comité Nacional del Paro para avanzar en los temas de la agenda que acordaremos con el acompañamiento de la Iglesia católica y de las Naciones Unidas”, anunció el alto comisionado para la Paz, Miguel Ceballos, a través de un video.

El funcionario enfatizó que el Gobierno había analizado y evaluado las propuestas presentadas en la primera reunión exploratoria para lograr un acuerdo para poner fin a las protestas en el país, que llevan 13 días e incluyeron denuncias de violación de los derechos humanos, abuso policial y los muertos, entre ellos, el joven Lucas Villa, el estudiante que se convirtió en símbolo de la represión y que murió esta mañana tras días de agonizar.

 

Fuente: Télam

Compartir en redes sociales

Deja un comentario