El periodista ruso Dimitri Muratov y su colega filipina Maria Ressa -perseguidos en sus respectivos países por su actividad profesional- recibieron hoy en Oslo el Nobel de la Paz, que obtuvieron en la última premiación en octubre por su lucha “a favor de la libertad de prensa”.

Muratov pidió “un minuto de silencio” por los reporteros asesinados al recibir su galardón ,mientras que a su turno, la cronista filipina culpó a los grupos tecnológicos estadounidenses del “lodo tóxico” propagado en redes sociales.

“Pongámonos de pie y honremos con un minuto de silencio a nuestros colegas periodistas (…) que dieron su vida por esta profesión”, dijo Muratov, de 60 años.

“Quiero que los periodistas mueran de viejos”, añadió el ruso, citado por la agencia de noticias AFP.

“Quiero que los periodistas mueran de viejos”
Dimitri Muratov-periodista ruso premiado

Por su parte, Ressa atacó a los grandes grupos tecnológicos estadounidenses por permitir la difusión de “un lodo tóxico” en las redes sociales por su codicia.

“Están enemistados con los hechos, enemistados con los periodistas. Su naturaleza es dividirnos y radicalizarnos”, explicó la periodista de 58 años.

 

Fuente: Télam

Compartir en redes sociales

Por Cristian

Deja un comentario