Derechos Humanos amplía al sector privado el trabajo con perspectiva de género

Se realizó una capacitación a directivos y altos mandos de la empresa CRESUD. En el marco de acciones para comunidades en equidad con enfoque en la perspectiva de género, diversidad y derechos humanos.

Desde la Secretaria de Derechos Humanos, se impulsan espacios formativos a empresas privadas acercando herramientas para la promoción de derechos y abordaje de las violencias.

La actividad se coordinó desde la Subsecretaría de Igualdad de Oportunidades con el área de Género de la empresa, a través del Programa de Intervención a Hombres (Pr.I.Ho).

La capacitación fue dirigida a directivos de la empresa del sector agropecuario CRESUD. La propuesta buscó transmitir conceptos y herramientas sobre género y masculinidades.

Cabe destacar la determinación de la empresa en la creación y sostenimiento dentro de su estructura de un área específica que plantea u ejecuta acciones relacionadas a género y comunidades libres de violencias.

El taller concluyó días pasados, en el marco de los protocolos sanitarios vigentes y el salón Juana Azurduy del Polo Integral de las Mujeres.

Se analizó la forma dominante de ser varón: fuerte, proveedor, sin lugar para las emociones, aguerrido y valiente. Se problematizaron esos mandatos sociales que atraviesan a los varones a fin de poder pensar en sus consecuencias, tanto para su salud personal como física, así como su influencia para las relaciones interpersonales.

Sobre este punto, la Subsecretaría Natalia Fuentes indicó que, “estos talleres son espacios de reflexión, invitamos a los varones que se vinculen entre ellos de otra manera, primando la sensibilidad y escucha activa.

Salimos de las bromas hirientes para adentrarnos hacía sus temores y preocupaciones, humanizando su mirada y que esto aporte a sus relaciones laborales dentro de la empresa”.

A su vez, destacó el compromiso de la empresa en cuanto a su responsabilidad social e interés en capacitarse en la temática de género, siendo varones la mayoría de sus empleados.

Sobre el desarrollo del taller, el referente del programa PrIHo, Agustín Pérez Marchetta indicó que en cada encuentro se analizan las dificultades que atraviesan los hombres al momento de mostrarse vulnerables, y su forma de tratar a la comunidad LGBTIQ que muchas veces es expresada en chistes.

“Pudieron observar que la masculinidad como está planteada les quita sensibilidad y la posibilidad de tener un vínculo más genuino entre varones, a su vez esto repercute en destrato y violencia para con las mujeres y disidencias”, finalizó.

 

Fuente: Secretaría de Prensa y Comunicación

Compartir en redes sociales

Deja un comentario