La estadística del Indec registró un 40,9% de la población bajo la línea de pobreza en el primer semestre, afectando así a 18,5 millones de personas en Argentina.

Ante esta situación, el funcionario afirmó “la nueva pobreza producto de la pandemia, que son quienes no tienen problemas de vivienda pero cayeron producto del trabajo, porque se quedó sin la changa o le bajaron el ingreso”.

Arroyo dijo que el Estado “generó mucha política social, asistencia alimentaria, y se amortiguó la caída pero es evidente que el segundo trimestre de este año el nivel de pobreza aumentó significativamente” y consideró que “sin ayuda estatal, hubiese sido mucho más alto”.

Por otra parte sobre educación en cuarentena señaló “En muchos comedores pusimos aulas virtuales, pero es difícil de compensar. Está claro que se agudizó la desigualdad”, dijo, y admitió que “encontrar los mecanismos para ir achicando esa desigualdad es clave”.

 

Fuente: Perfil – Télam