Mercado Libre e Ingenico, firmas dedicadas al e-commerce, fueron denunciadas por evasión fiscal. Declararon estar importando un modelo de terminales de pago, es decir los equipos que usan los comercios para registrar las operaciones de compra-venta, que no tenían que pagar derechos de importación, cuando en realidad ingresaban otro modelo al país que sí está gravado. De esta manera evadieron 7,5 millones de dólares de impuestos. Sumado a la multa, deberán abonar 15 millones de dólares al fisco.

La denuncia fue producto de una investigación que llevó a cabo los últimos meses la Dirección General de Aduanas (DGA) que detectó irregularidades en la importación de 400.000 terminales de pago a lo largo de 2019, 2020 y 2021. Las empresas declararon estar importando un modelo antigüo sin lectores de código QR ni conexión por WiFi, que no pagan derechos de importación, mientras que los modelos efectivamente ingresados al país están alcanzados por una alícuota del 16 por ciento.

“El análisis de la operatoria permitió determinar que no se trató de un error involuntario”, asegura un informe de la DGA al que tuvo acceso exclusivo PáginaI12. El organismo investiga a otras empresas del sector que podrían haber incurrido en la misma maniobra abusiva al importar este tipo de equipos.

Las firmas señaladas son Mercado Libre, la reconocida empresa cuyo CEO y fundador es Marcos Galperin, e Ingenico, una firma internacional que opera en Argentina y tiene sede en Francia, que se especializa en terminales de pago y servicios financieros digitales y provee tanto a grandes cadenas y bancos como a pequeños comercios y el segmento de e-commerce.

El total adeudado en impuestos por no pagar ese 16 por ciento de derechos aduaneros es de 7,5 millones de dólares. A eso se le debe adicionar una multa que el Código Aduanero determina como del mismo monto a lo adeudado de impuestos, lo que arroja un total de 15 millones de dólares distribuidos en 6,8 millones a Mercado Libre y 8,2 millones a Ingenico.

Las firmas fueron notificadas pero firmaron en disconformidad así que la AFIP tramita el próximo paso: la elaboración de un sumario infraccional para presentar ante la justicia que, si resulta desfavorable para la firma, puede ascender las multas en hasta 5 veces el perjuicio fiscal. De esta manera, el pago podría ser de hasta 37,5 millones de dólares. A pesar de la firma en disconformidad, las empresas comenzaron a importar con la posición arancelaria correspondiente una vez notificada la infracción.

 

fuente y redaccion: Pagina 12

Compartir en redes sociales

Por Cristian

Deja un comentario